Yoga para discapacitados

Las enfermedades que atacan al cuerpo en general tienen el poder de alterar la psiquis de aquellos que la padecen, afectando de esta manera vida cotidiana y la de todos sus allegados, esto es lo que se vive dentro de la marco de la discapacidad, sobre todo para las personas que la reducción de sus capacidades los toma por sorpresa, estos al inicio de su enfermedad se siente físicamente y mentalmente aislados, a veces sin lograr encontrar un lugar de pertenencia. “La discapacidad puede capacitar a otras capacidades que los seres humanos tenemos y las desarrollamos aún más que las personas plenamente capacitadas”- indica la especialista de yoga Chris La Valle.

Todos en algún punto de nuestras vidas conocemos o tal vez tenemos a un amigo, pariente o conocido con alguna clase de discapacidad, muchos de ellos dicen: a mi esto no jamás me va a pasar, pero lo cierto es que nadie se encuentra exento de sufrir algún episodio que nos incapacite para el resto de la vida, por lo que tenemos que vivir una vida tranquila, sin embargo, tampoco se debe considerar a la discapacidad como un momento trágico que nos impida seguir viviendo, las enfermedades y discapacidad son capaces de enseñarnos mucho con respecto a nosotros mismos, el yoga es una disciplina que proveen diversos métodos para dicha transformación permitiendo una excelente apertura corporal y mental, cuestiones que pueden ser aprovechadas al máximo por los discapacitados, es por ello que muchas organizaciones profesionales como  yoga sabadell, han aperturado nuevas secciones para los discapacitados interesados en practicar yoga.

Los ejercicios de regulación de la respiración, algunas asanas y la meditación logran ser un punto favorecedor para crear una nueva conciencia sin importar cual sea la discapacidad, es importante la estimulación permanente por parte de todos sus allegados y así buscar sitios en donde estas personas puedan ser fácilmente integradas, de esta forma sean capaces de recuperar o tal vez encontrar un lugar de pertenencia, todos estos efectos se relaciona con el grado de discapacidad que maneje la persona. Así pues existen diversos ejercicios para pacientes con discapacidad motora, sordos, ciegos o con síndrome de down, en donde ellos podrán descubrir que todos somos seres humanos por igual y nuestro poder llega más allá si presentamos alguna discapacidad.

En todos los casos se hace conveniente para el instructor trabajar de manera personalizada para así estudiar a fondo la patología y todas sus posibilidades, para ello es necesario escuchar al alumno, así conocer sus necesidades, preocupaciones y estar en permanente contacto con los profesionales que lo atienden, para así hacer un seguimiento más efectivo y lograr colaborar dentro del proceso de recuperación o evolución personal para esta clase de alumnos. Si el tipo de discapacidad es motora lo común es que la asistencia sea domiciliaria en las primeras fases, todo para establecer otra clase de vínculo que además podrás beneficiar en un futuro el proceso de integración grupal, lo importante es que esta clase de pacientes comprenda que todos somos capaces de hacer cosas grandes por mas pequeñas que estas parezcan para otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *