Los diversos tipos de discapacidad

Existe la posibilidad de que todos tengamos conocimiento de alguien que sufre alguna discapacidad, pero también es cierto que realmente no sabemos cuántos tipos de discapacidad pueden existir. Sin que importe la respuesta, haremos una reseña sobre este tema con la idea de dispersar todas las dudas.

Tipos de discapacidad que existen

Inicialmente es importante que entendamos cuántas discapacidades pueden existir, ya que  cada una puede afectar a las personas de manera distinta y muy particular. De hecho, podemos encontrarnos con discapacidades que podrían estar ocultas a simple vista o que no son tan sencillas de notar a menos de que contemos con la noción de lo que estamos buscando. 

Discapacidad motriz: De los tipos de discapacidad que se pueden encontrar esta cuya característica principal es la disminución parcial o total de la movilidad de uno o más miembros de tu cuerpo, situación que se traduce en una dificultad o impedimento al momento de realizar las diferentes tareas motoras, sobre todo si se trata de la motricidad fina. En simultáneo, esta clase de discapacidad puede llegar a generar movimientos incontrolados, temblores, dificultad de coordinación y fuerza reducida en las personas.  

Entre sus causas se pueden encontrar procesos infecciosos como la poliomielitis, los reumáticos como los accidentes cerebrovasculares o la artritis reumatoidea, pero también alguna malformación neurológica, entre otros. 

Discapacidad auditiva: corresponde a la pérdida parcial o total de la percepción de los sonidos. El modo de diagnosticarla es por medio de una evaluación de cuánto es percibido por cada oído de forma individual. En líneas generales, se tiende a decir que una persona es sorda cuando su deficiencia auditiva es total o profunda; hipoacúsica si la pérdida de la audición es parcial y su audición tiende a ser mejor con el uso de dispositivos electrónicos como los audífonos.

Las causas de la discapacidad auditiva se ordenan de tres formas: la primera y más común es la genética, luego podemos ubicar la adquirida en algún momento de la vida, como por ejemplo luego de un accidente, y finalmente se encuentran las congénitas, son las prenatales, perinatales. 

Discapacidad Visual: la discapacidad visual quizás se trate de la más generalizada en el mundo pues las estadísticas nos señalan que al menos 280 millones de personas sufren de discapacidad visual, donde casi 40 millones de estas están ciegas y más de 240 presentan baja visión. Es de gran relevancia que se mencionen esta cifras pues la primera y más popular es la pérdida total de la visión o ceguera, y la menos conocida es la disminución parcial, que es de hecho, la más frecuente. 

Discapacidad Intelectual: suele definirse como el estado de una persona, y no puede ser llamada enfermedad pues no existe la posibilidad de cura por lo que acompaña al individuo durante toda su vida.

Son cuatro las causas de esta discapacidad, donde la más común es la hereditaria, como el síndrome de Down, pero también es posible encontrar otras causas como las congénitas o adquiridas durante la gestación (ingesta de diferentes drogas, contracción de rubéola o VIH). Finalmente, encontramos las adquiridas, que son producidas por daños al sistema nervioso central o al cerebro (meningitis, aspiración de toxinas, etc). 

Discapacidad Visceral: siendo la más desconocida, corresponde a aquellas personas que cuentan con alguna deficiencia en la función de algunos de sus órganos internos. Si alguien presenta alguna deficiencia cardiaca, o es diabético, siempre que no corresponda a impedimentos motores, de los sentidos, intelectuales ni a ninguna de las discapacidades de la anterior.