Las discapacidades sensoriales, sin limitaciones

Incluso seleccionar y cultivar semillas de marihuana requiere de usa los sentidos para que esta sea óptima. Y es que si se posee algún tipo de discapacidad sensorial, esta no suele   incapacitar a las persona como para llevar una vida funcional en la mayor parte de los aspectos, sobre todo si es llevado a cabo un adecuado adiestramiento. Diversos casos resaltantes a nivel mundial, nos indican que la incapacidad sensorial no es un obstáculo cuando se desea llevar una vida exitosa y funcional.

Las discapacidades sensoriales

Cuando se hace referencia a tal concepto, este es asignado a las personas que cuentan con deficiencias tanto visuales, como auditivas, pero  también para quienes presentan algún problema en la comunicación y en el lenguaje. Desde que estamos pequeños, los diversos juegos y juguetes que son la herramienta más efectiva para la educación, conforman una parte realmente primordial en el proceso del aprendizaje infantil, sobre todo si se trata de niños que se encuentran afectados por algún tipo de discapacidad. 

En este punto, los juegos se presentan como un recurso que resulta imprescindible para los que se ven afectados por alguna lesión o capacidad distinta, ya que no dejan de ser niños y por ende, el juego se convierte en una necesidad básica para alcanzar el desarrollo infantil en todos los aspectos. 

Pero si nos dirigimos más de lleno a su concepto, la discapacidad sensorial se trata de la pérdida o atenuación de una o más funciones sensoriales en las personas, estas pueden ser auditivas, visuales o ambas. en cuanto a su presencia, esta en realidad no afecta el potencial muscular ni funcional de los niños, más no es así con su vida social. A menudo, las discapacidades sensoriales suelen afectar más allá de la capacidad de comunicación, ya que inciden en la autoimagen de las personas y en su desempeño en la vida cotidiana. 

Tal concepto hace referencia a tres tipos de discapacidad:

  • Ceguera o hipovisión con agudeza visual no superior a 3/10.
  • Sordera o pérdida auditiva mayor de 25 decibelios en ambos oídos.
  • Sordoceguera se caracteriza por la coexistencia de ambos discapacidades sensoriales visuales y auditivas.

Deficiencia visual en la infancia

Una de las mayores dificultades que se presentan en la infancia y que evidentemente afecta al desarrollo de un niño que padece ceguera es la ralentización de su desarrollo psicomotor. Aunque en lo seguido, el niño puede aprender a utilizar usar sus otros sentidos y con ello reconstruir de manera mental la forma y la ubicación de los objetos en el espacio, en una persona que es ciega este proceso de conocimiento del mundo y de las relaciones sociales resulta bastante distinto al de una persona que normalmente ve, ya que tiene que confiar en el lenguaje verbal completamente.

Pero eso no es todo, ya que se hará presente la sobreprotección de la familia con el fin de prevenir la independencia y la falta de expansión de las relaciones sociales. Si deseamos que ello no sea de esta forma, se necesita brindar el suficiente apoyo conjuntamente con un adecuado asesoramiento psicológico a la familia del niño, y de esta manera puedan aprender a exponer al niño a los distintos contextos sociales, y ue con ello se vaya ampliando de manera progresiva. Con el apoyo adecuado, el niño podrá integrarse de mejor manera en la sociedad, asumiendo un destacado rol en lo personal y en lo laboral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *