Las discapacidades intelectuales y sus características relevantes

Cuando estamos en presencia de personas de las que se dice tienen oligofrenia, retraso mental o discapacidad intelectual, estamos haciendo referencia a un mismo concepto, es decir, estamos haciendo referencia a aquellas personas que cuentan con recursos cognitivos que son menores a lo que se espera a su edad cronológica. Se dice, que son personas que presentan algún tipo de discapacidad intelectual.

Siendo de esta manera, dicho tipo de discapacidad le provoca a quien lo padece severas dificultades en lo que se refiere a la adaptación al medio, esto podría ser distinto en el caso de que se les otorgue un adecuado nivel de ayuda. La discapacidad intelectual no es única ni homogénea en todos las personas que la presentan, por lo que pueden encontrarse diversos tipos o grados, todo en función del grado de afectación funcional y nivel de Cociente Intelectual.

Distribución normal e inteligencia

Hablar de inteligencia es hablar de un constructo, en donde se hace referencia a la capacidad con la que cuenta el individuo para adaptarse al medio y con ello poder resolver las diversas situaciones que se le presentan a diario. Más allá de cómo pueda ser vista dentro de las múltiples teorías que de ella se han desarrollado, diversas personas se organizarán de distinta manera, y ello será afectado por sus capacidades mentales, por diversos motivos y por las variables. Cada persona dispone de un grado de habilidad o capacidad en concreto y que además es distintivo dentro de los distintos ámbitos y habilidades, ello incluye la capacidad de resolver problemas y de adaptarse al medio.

Discapacidad intelectual

Se entiende como discapacidad intelectual a esa condición en la que, las personas que la padecen cuentan con severas limitaciones y deficiencias cuando se trata de su funcionamiento intelectual, lo que les acarrea problemas en el razonamiento, la planificación, la resolución de problemas o el aprendizaje. Estas mismas personas, presentan deficiencias con respecto a la adaptación al medio, por lo que necesitan ayuda en una o más dimensiones de su funcionamiento humano en la vida cotidiana, para que no se vea limitada su autonomía personal y su participación social. Dicha discapacidad es catalogada como un trastorno del neurodesarrollo, por lo que es necesario que tales dificultades sean observadas durante el desarrollo.

Grados de discapacidad

Para poder responder eficientemente a las demandas del entorno, son necesarias las habilidades cognitivas. De este modo, las personas que tienen una capacidad reducida van a encontrar dificultades para hacer frente a las distintas situaciones que se le presenten a lo largo de su vida. De acuerdo a su nivel de dificultad y del nivel de CI que reflejan a manos del test de inteligencia, se considera la existencia de diversos grupos, tipos o grados de discapacidad intelectual.

Leve: se sitúa entre 50 y 70 de coeficiente intelectual, donde la mayor cantidad de personas que presentan discapacidad intelectual se encuentran en este nivel presentando un retraso en el campo cognitivo y además, una leve afectación en sus sistema sensoriomotor.

Moderado: este es un grado de discapacidad intelectual donde son mayores las dificultades. En el aspecto educativo pueden beneficiarse de una formación laboral concreta, realizando trabajos poco cualificados y con supervisión. Pueden tener autonomía en el autocuidado y desplazamiento. Las personas que presentan un grado moderado de discapacidad intelectual suelen reflejar un CI de entre 35-50.

Grave: presentan un Cociente Intelectual de entre 20 y 35, por lo que, los problemas con este nivel de discapacidad suelen ser de gran importancia, precisando ayuda y supervisión continua. Muchas presentan daños a nivel neurológico.