El inglés como segunda lengua en niños con discapacidad

Todos los niños nacen con la capacidad de distinguir el habla de otros sonidos que escuchan en su día a día, aún cuando no comprendan el significado de estos sonidos. Cuando alcanzan la edad para entrar en la escuela, ya son capaces de armar oraciones complejas, de mantener conversaciones y pueden entender la mayoría de las palabras que escuchan.

El cerebro es el encargado de que los niños aprendan un lenguaje, pues desde el momento en que nacen, sus cerebros registran y procesan todos los sonidos que escuchan y a medida que se desarrolla el sistema motor, el cerebro y la capacidad de pensar, crece el entendimiento y el uso del lenguaje para comunicarse.

Aparte del desarrollo del lenguaje, está la capacidad de reflexionar sobre el mundo, explorando con los sentidos como la vista, el olfato, el oído y el tacto. Cuando los niños comienzan a darle sentido al mundo gracias a sus exploraciones, el lenguaje se une a todas estas experiencias. De forma progresiva, el lenguaje se va desarrollando a partir de palabras sueltas de los 12 meses hasta lograr oraciones complejas a los 5 años, así como los conceptos simples y los abstractos. Cuando se busca que los niños aprendan un nuevo idioma desde temprana, se debe contar con la herramienta ideal, tal como los cursos de kidsandus, los cuales están diseñados para todas las etapas del crecimiento.

Cuando los niños están en edad escolar, el aprendizaje continúa, empleando un lenguaje abstracto y complejo de forma continua. El lenguaje primario se elabora gracias a la exploración sensorial y a la comprensión del mundo, por lo que al hablar del lenguaje para un niño sordo ciego o con alguna discapacidad visual, este se ve afectado por la naturaleza y gravedad de la deficiencia o discapacidad. Algunos niños que tienen pérdida leve o moderada de audición o visión, se les puede enseñar a compensar la falta de información, utilizando otros sentidos, aumentando la capacidad de reflexión y la experiencia práctica para aprender los significados que se asocian a las palabras y las oraciones.

Para la adquisición de una segunda lengua se tienen diferentes maneras. Un ejemplo puede ser un niño expuesto desde el nacimiento a dos lenguas de manera simultanea, o un alumno de escuela secundaria que decide tomar un curso en un idioma extranjero. Dependiendo de la preferencia de los padres, los niños pueden estar en clases de inglés o tener educación bilingüe como parte de su desarrollo de los idiomas. La educación bilingüe es capaz de estimular el desarrollo de técnicas lingüísticas, bien sea del inglés como de la lengua principal del niño.

Con estas clases se estimula el desarrollo de las técnicas no sólo del inglés, sino que se tiene una estrategia asociada con la adquisición más lenta de un idioma abstracto. Los niños generalmente entran a la escuela con conocimientos generales de su idioma nativo, utilizando este como base si aún no aprenden una segunda lengua. Estos procesos deben ser graduales, siguiendo el modelo de desarrollo de la adquisición de la primera lengua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *