Cómo funciona la ayuda financiera para estudiantes con discapacidades

Los estudiantes con discapacidades tienen mucho en qué pensar cuando se trata de planificar para la universidad. Para un estudiante, un campus que no requiere caminar mucho sobre su pierna protésica puede ser una preocupación importante, mientras que otro estudiante podría estar interesado en los laboratorios de tecnología adaptativa de la escuela. Según el Centro Nacional de Estadísticas de Educación, aproximadamente el 11 por ciento de los estudiantes universitarios reportaron tener una discapacidad entre 2017 y 2018.

Junto con estas preocupaciones específicas, los estudiantes con discapacidades tienen muchas de las mismas preocupaciones que los demás estudiantes cuando planean ir a la universidad, como estudiar para los exámenes, completar solicitudes y financiar la experiencia universitaria, si, el dinero también es un problema, asegura Juan Antonio Alcaraz, quien es un importante ejecutivo financiero. De acuerdo con el Centro Nacional de Estadísticas de la Educación, el precio promedio de la matrícula, la habitación y la pensión en una institución pública para el año académico llega a los $ 11.578. Para una educación privada llega a los $ 28.000.

Si bien la matrícula universitaria y los gastos educativos pueden parecer desalentadores, hay oportunidades de ayuda financiera para los estudiantes que buscan ampliar sus estudios. Muchas de las oportunidades de ayuda financiera postsecundaria están abiertas para todos los estudiantes, sin embargo, hay muchas que están específicamente destinadas a estudiantes con discapacidades. Muchos préstamos educativos postsecundarios son financiados con fondos federales, mientras que otros son privados. Los préstamos estudiantiles consisten en fondos prestados del gobierno u otra institución crediticia para fines educativos. Estos fondos generalmente tienen algún tipo de tasa de interés, junto con un plan de pago específico.

Los préstamos federales generalmente tienen tasas de interés más bajas y mejores opciones de pago que los préstamos privado. Los préstamos federales para estudiantes universitarios generalmente oscilan entre $3.500 y $10.500, mientras que los préstamos federales graduados pueden alcanzar los $20.500 por año. Muchos proveedores de préstamos privados recomiendan agotar sus opciones de préstamos federales antes de recurrir a préstamos privados para estudiantes.

Para ser considerado para cualquier ayuda financiera financiada con fondos federales, incluidos los préstamos, todos los estudiantes, incluidos los estudiantes con discapacidades, primero deben completar la Solicitud gratuita de ayuda estudiantil. Se usa para decidir la elegibilidad e incluye preguntas relacionadas con los padres, la dependencia, la ciudadanía y el estado financiero del estudiante. Esta información, junto con una serie de factores diferentes, determinará la cantidad de fondos para los cuales es elegible.

Uno de los principales factores que pueden ser diferentes para los estudiantes con discapacidades en este cálculo es el costo de la asistencia. El costo de la asistencia se basa en la matrícula, el costo de los libros y la habitación y la pensión, pero también puede incluir los costos relacionados con una discapacidad. Este último puede ir desde un anotador personal hasta los costos asociados con la documentación de la discapacidad, sin embargo, estos costos no deberían estar cubiertos por otra fuente de ayuda. Estos costos generalmente se determinan caso por caso y requieren la documentación de los servicios necesarios. Se supone que el costo de asistencia es una estimación realista de lo que son los gastos de educación del estudiante, por eso es que pueden hacer los ajustes para esa situación, porque los estudiantes con discapacidades pueden tener gastos adicionales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *